El término metamedicina proviene del prefijo griego “meta” que significa más allá. Esto significa que la metamedicina trata de ir más allá de la medicina tradicional. Estamos hablando, por tanto, de una Medicina Metafísica que transciende el plano físico (cuerpo y sus síntomas) para buscar las causas psicológicas (mente) o espirituales (alma) de la  enfermedad.                                                                 

Igual que más allá de la física está la metafísica, más allá  del consciente está el inconsciente...                                               
                                                                                                             La relación entre la Medicina y la metamedicina se ha comparado habitualmente a la que hay entre las dos partes de un iceberg.                      
                                                                                                             La Medicina se ocupa de la parte visible o emergente, los síntomas que sufre la persona; interviene sobre la parte objetivable, medible, de la enfermedad. Hay que aclarar que cuando estamos hablando aquí de Medicina incluimos no sólo la Medicina alopática (farmacológica) y la Cirugía, sino también todas las Medicinas Naturales o No Convencionales cuyo fin es corregir el mal externo a través de medios  físicamente concretos: osteopatía, fitoterapia, etc.                                                                                                                                 
    La metamedicina se ocupa de la parte sumergida o invisible del iceberg para intentar descubrir que acontecimientos experimentados por la persona, o mejor aún, qué emociones derivadas de ellos… han dado origen a los síntomas que la afligen.                                                         
“La metamedicina actúa sobre la esfera emocional, ayudando al sujeto a liberarse de la emoción que lo ha hecho enfermar al dar origen a un desorden psicosomático. La medicina clásica o alopática no acepta reconocer que el 80% de las enfermedades son de origen psicosomático… Y éste es el campo donde interviene precisamente la metamedicina”.                         
La medicina alopática y la Cirugía son esenciales cuando se trata de intervenir en un problema concreto, como un trauma, una urgencia, una crisis aguda, etc. Cuando la enfermedad tiene un carácter más crónico (estamos hablando de la mayoría de los casos) otras formas de Medicina más blandas empiezan a tener más utilidad; de hecho, cuando la causa es abstracta, la medicina convencional encuentra pronto sus límites. De las causas abstractas, que suelen ser las causa últimas, es de lo que se ocupa la Medicina Metafísica.                                                        
                                                                                                                Es bueno reconocer la complementariedad de todas las medicinas entre sí. Un mismo mal se puede y debe tratar, siempre que la persona colabore,desde los dos puntos de vista: el físico (y químico) y el metafísico. Renegar de  uno u otro tipo de medicina sería renegar de un hemisferio del cerebro en beneficio del otro. Nuestros dos hemisferios, juntos, tienen mayor capacidad de sanación que separados.                                  

Publicado: 20 de Marzo de 2017