Acupuntura y embarazo

La MTCh cree que una mujer embarazada atraviesa por un fuerte inestabilidad energética. Teniendo en cuenta que existen algunos puntos del cuerpo no es recomendable aplicarla durante la gestación, la Acupuntura puede ser la manera de restablecer dicha inestabilidad, disminuir los síntomas de los primeros meses de gestación como nauseas y vómitos, y también de los últimos, como retención de líquidos o varices, e incluso prepararla para el parto.

Posición fetal podálica

No se trata de una molestia, sino de una posible complicación durante el embarazo. Ayudar al bebé a darse la vuelta cuando se encuentra en posición podálica es una las aplicaciones más conocidas de la acupuntura. Se estimula un punto muy preciso,de los pies, con moxa. El niño se da la vuelta en seguida, poniéndose en la posición correcta. En ocasiones, se necesitan hasta cuatro sesiones, pero, muchas veces, es suficiente con una sola. El tratamiento se efectúa entre las semanas 32 y 35 de embarazo. Sería inútil hacerlo antes, ya que el niño todavía tendría mucho espacio en el interior del útero, y podría volver a ponerse en posición podálica antes del parto. Antes de la sesión, es importante hacerse una ecografía para comprobar la posición del feto.

Publicado: 14 de Julio de 2017