Su efecto es inmediato en lesiones tendino-musculares, adherencias de las cicatrices, humedad interna (flemas), etc. Su poder de penetración a nivel de órganos internos la posiciona positivamente frente a las lámparas de infrarrojos convencionales. Está concebida como un elemento terapéutico de primer orden, ya que contribuye a regular las deficiencias fisiológicas y fisicoquímicas, mejora la microcirculación y acelera el metabolismo. La lámpara TDP emite ondas que al ejercer su acción sobre la célula, cambian su potencia eléctrica y su permeabilidad, acelerando el proceso de regeneración.
Desde el punto de vista de la Acupuntura, cuando el generador se pone en marcha, su espectro de frecuencia se pone en resonancia con el organismo tratado, gracias a la intermediación de los meridianos o canales.


Acciones producidas:

A nivel de la superficie de la piel: resonancia.

A nivel de los meridianos y por extensión de los órganos: resonancia y conducción.

A nivel directo de los órganos (por insolación directa): reacción térmica interna.


Publicado: 6 de Octubre de 2015