El dolor al cual nos aferramos es causa de sufrimiento.

La persona que sufre queda atrapada por percepciones negativas de su propia creación.
Estas se hacen más fuertes cada vez que se permite a la mente "perderse" en rememorarlas. Porque a nivel cerebral se crean extensas carreteras neuronales que procesan esa información, se retroalimentan y se expanden.

A nivel psicológico hay un principio: La realidad es para cada cual aquello con lo que se identifica.

Ejemplo, dos personas sufren la misma experiencia dolorosa de una traición:

a) Una se atrapa tanto en su dolor que llega a ser su dolor, no lo suelta, lo revive mentalmente, lo nutre, lo acuna, lo tiene siempre presente. Puede arrastrarlo por años como si hubiese pasado ayer. Pasa a ser parte de su naturaleza.

b) Otra experimenta el dolor en primera instancia como reacción normal ante esa traición, pero no se identifica con él, entiende que la otra persona no daba la talla, pero esa persona, no ella. Por tanto no se auto castiga. Entonces decide no dedicarle más espacio y tiempo en su realidad psíquica. Hace un divorcio mental, suelta y deja atrás. Se identifica con la curación al superar realidades pasadas.

Lectura sugerida;"El libro de los secretos " de Deepak Chopra.

APRENDE DE FORMA FACIL ATRABAJAR TU INTERIOR

Publicado: 20 de Septiembre de 2016 a las 17:16