Mi trabajo como terapeuta consiste en localizar los bloqueos energéticos y a qué nivel afectan estos a nuestra vida.

Durante todos estos años en el trabajo corporal he desarrollado la escucha y la percepción y estoy formada en distintas herramientas que utilizo dependiendo el desequilibrio con el que me encuentro.

Para mí y después de mi experiencia en el trabajo corporal y en la educación en una vida saludable, soy consciente de que lo importante en una buena salud no consiste tan solo en la alimentación y el ejercicio, sino que además es vital el reconocimiento y la toma de conciencia de las formas de conducta que nos limitan, envenenan nuestra energía y dificultan nuestro desarrollo a cualquier nivel, este reconocimiento es determinante para un crecimiento más amplio y estable.

Es una terapia energética holística que facilita el reconocimiento de los procesos internos, aporta bienestar, energía, serenidad,  ayuda a soltar lo que está reprimido y repercute en la comunicación,  sobre todo aumenta la conciencia corporal, permite conectar de nuevo con tu ser, observar las formas de conducta que se repiten y funcionan de manera inconsciente influyendo negativamente en la salud física, mental y emocional.  

Es una terapia muy efectiva en situaciones de estrés prolongado y agotamiento a todos los niveles, en dolores repetitivos o patologías físicas leves, estados de ansiedad o depresión, falta de confianza, miedos y dificultades en la comunicación, crecimiento personal etc…

 Todos los dolores y enfermedades, tanto físicas como mentales están acompañadas de bloqueos de la fuerza vital y de distorsiones de los modelos energéticos.

Esta terapia holística engloba una serie de principios referentes al flujo energético y se valora de qué manera puede estar desequilibrada la energía de un individuo, haciendo uso de una variedad de procedimientos para ayudar a la persona a establecer equilibrio y armonía físicos, emocionales y mentales.

LOS PILARES DE LA TERAPIA:

Gotas karmicas. Son totalmente naturales, trabajan a la persona a todos los niveles, ayudando de manera espectacular a superar los bloqueos internos que nos impiden sanar nuestro cuerpo y emociones, ambos íntimamente conectados.

Sintonización: limpia esa energía y poco a poco desaparecen los síntomas, que no son otra cosa que nuestro cuerpo que nos está dando señales de que estamos haciendo algo mal en nuestra mente, de alguna forma tiene que protestar y advertirnos que está sufriendo.

Acupuntura: De acuerdo con la teoría de la medicina tradicional china, el dolor y la enfermedad aparecen cuando existe un desequilibrio entre las dos fuerzas corporales (el ying y el yang), con lo que se bloquea el flujo de la energía vital (qi).

La acupuntura estimula ciertos puntos (hasta 2.000 puntos, situados a lo largo de los 12 meridianos y 8 submeridianos en que se divide el cuerpo, cada uno correspondiente a un órgano o sistema orgánico) con el fin de redirigir el qi.

 La Naturopatía nos enseña cómo seleccionar y cómo utilizar elementos inofensivos existentes en la naturaleza y también cómo conocer y descartar los elementos que son perjudiciales para la salud, así como a entender y acatar sus leyes para lograr el equilibrio apropiado, físico, mental y espiritual de nuestro cuerpo, durante el mayor tiempo posible de nuestra vida.
La labor principal del naturópata es activar el sistema y la fuerza de autocuración interna que cada persona posee. El naturópata no intenta combatir las enfermedades, sino que plantea hacer más naturales los medios y las formas de vida humanas. Su principal cometido es eliminar del organismo las sustancias nocivas y perjudiciales (toxinas, desechos, etc.) y contribuir a la aportación de sustancias útiles y saludables (vitaminas, minerales, nutrientes, etc.). Uno de los pilares principales de la Naturopatía es el de unidad orgánica que considera al cuerpo como un solo órgano y lo trata como tal, como una unidad, una visión conocida como holística. Otra de sus proposiciones es que no hay enfermedades, sino enfermos, es decir, hay personas más predispuestas a padecer enfermedades que otras por poseer un sistema inmunitario más frágil, unos hábitos de vida menos saludables, vivir en un ambiente más contaminado, alimentarse de forma poco natural, etc.

Publicado: 25 de Septiembre de 2014 a las 09:02